Diferencias entre los celos normales y los patológicos (celotipia)

Celos entre niños

Los celos constituyen una especie de rivalidad en la que el sujeto A que tiene un vínculo de afecto con B, se siente celoso por C. Estos celos se pueden catalogar como normales cuando hay razones para experimentar esos celos proporcionados, y son los que de alguna manera todas las personas hemos experimentado alguna vez.

En muchos casos los celos dejan de ser normales en el momento en el que esos celos se vuelven desproporcionados y no tienen justificación, Siendo la rivalidad que mantiene A con el sujeto C más una fantasía producto de su imaginación, que situaciones reales.
Existen claras diferencias entre los celos normales y los patológicos:

En los celos normales los celos son proporcionados al suceso que los motiva, y se van reduciendo e incluso desapareciendo una vez que se ha analizado la situación y se ha conseguido manejar. En los celos patológicos (celotipia) existe una obsesión con causas que no son reales, que provocan un sentimiento desproporcionado. Estos celos tienen las siguientes características:

  • Se confunde amor con posesión.
  • Se presupone un derecho de exclusividad afectiva y sexual.
  • Sensación de humillación y vergüenza social.
  • Sentimientos de desprecio hacia la persona “amada.
  • Incertidumbre que provoca malestar de cómo será la vida sin él/ella.
  • Miedo profundo a quedarse solo/a.

En los celos patológicos, la obsesión lleva a las personas a cometer todo tipo de conductas irracionales, incluso llegando a los crímenes pasionales, con la idea: “Si no es para mí no lo será para nadie”.

La sensación que provoca la obsesión por los celos se vuelve destructiva al haber una constante amenaza ya sea real o imaginada. Las acciones que toma el individuo son la de eliminar o disminuir esa sensación de la forma que sea. Esas medidas que se toman pueden ser muy variadas, llegando a ser incluso peligrosas. Se pone una especial vigilancia, atendiendo a cualquier señal que pueda encender las alarmas, buscando todos los signos probables de que la otra persona haya establecido una relación paralela.

 En los celos patológicos existen tres características nucleares:

  • Ausencia de una causa real desencadenante de la preocupación y la sospecha por la que se tienen los celos.
  • La extraña naturaleza de las sospechas, basadas más en la fantasía y en la interpretación que en los hechos reales.
  • Reacción irracional de la persona afectada, llegando a poder perder el control.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s